El núcleo invisible. Comunicación.

Publicado el: diciembre 20, 2017 Publicado por: Axkan Comentarios: 0

El núcleo invisible. Comunicación.

La esencia de toda buena comunicación radica en una parte de ti, sin ella no puede existir jamás una buena relación con los demás y con el mundo que te rodea. Es una parte de ti, que todavía no se le ve, todavía no se puede medir con precisión, no se sabe en que parte exactamente de ti se encuentra, es un núcleo invisible que afecta o beneficia los procesos de comunicación de todos los seres humanos.

Este núcleo invisible, ha sido mal interpretado por muchas personas. Suelo escuchar en mi consultorio, muchos comentarios al respecto. Desde personas que creen que con un exceso de maquillaje, ropa excéntrica y costosa se sienten valiosas, a personas que creen que imponiendo sus ideas, sus pensamientos a los demás y luchar con las personas que les rodean -como si fuera el día a día un auténtico ring- para pelear y ganar en todo lo que quieren, haciendo que los demás se sometan finalmente a su voluntad.

Este núcleo invisible que existe dentro de ti, guía todas tus conductas, alimenta tus pensamientos y determina el tipo de relación que tienes con los demás. Cuando este núcleo se encuentra “enfermo”, es responsable de tus miedos en tu relación de pareja, de tus celos, de tus resentimientos, de tus enojos y de tu explosiones de ira con los demás, de tu aislamiento o de tu abandono hacia tu pareja o hijos. Es responsable de la manera en que comes, en que bebes, en que cuidas o no tu alimentación. Es responsable

Si este núcleo invisible es sano, es responsable de una vida sana, de relaciones en donde existe la apertura y el respeto por las ideas, sentimientos, pensamientos y acciones de los demás. Te mantiene en este mundo con un buen nivel de alegría y confianza en la vida, te hace vivir con certidumbre de lo que esta por venir en el futuro y si se trata de ver el pasado, te hace apreciar tu pasado, reconociendo tus éxitos o aciertos, te hace valorar y aceptar tus errores como una oportunidad de aprendizaje y no te permite culparte por ellos.

Este núcleo invisible es responsable de tu manera en que las 24 horas del día, los 365 días del año vives tu vida.

Quiero dejarte algunas preguntas para reflexionar. Pero antes quiero hacer una aclaración. Entendemos un sentimiento como la respuesta que tiene nuestro organismo para responder a ciertas circunstancias especificas. Por ejemplo, si esta mañana me visita algún familiar cercano y trae consigo un bebe, es probable que al ver al bebe de esa persona querida para mi, este evento me despierte ternura, amor, sentimientos de protección o alegría tal vez. Sin embargo este sentimiento se ira a los pocos minutos si al salir con un poco de prisa encuentro que la llanta de mi auto esta ponchada y yo tengo una cita importante, es probable que ante este otro suceso mi sentimiento cambie, tal vez sienta, ansiedad, frustración, enojo, sentimientos de alerta etc…

Bueno pues estos cambios se mantienen durante todo el día dependiendo de los eventos que voy viviendo y la interpretación que yo haga de ellos. Sin embargo hay algo que denominamos estado de animo. Es decir un estado, una forma de permanecer, de estar cuya duración es prolongada y destiñe sobre el resto del mundo psíquico.

Los estados de ánimo suelen tener una determinada valencia, o lo que es lo mismo, se suele hablar de buen y de mal estado de ánimo; activado o deprimido. A diferencia de las emociones, como el miedo o la sorpresa, un estado de ánimo puede durar horas o días. Cuando esta valencia se mantiene habitualmente o es la que predomina a lo largo del tiempo, hablamos de estado fundamental de ánimo. El estado de ánimo sufre oscilaciones a lo largo del tiempo.

En base a esta aclaración:

  • ¿Cómo estas viviendo tu vida hasta el día de hoy?
  • ¿En el último año, cuál consideras que fue el estado de ánimo que más se mantuvo?
  • ¿En estas fiestas navideñas pasadas cuál consideras que fue tu estado de ánimo?
  • ¿Puedes ver la relación entre tu estado de ánimo y tu núcleo invisible?

Fuente:

Miguel Ángel Saavedra
Psicólogo, Terapeuta, Facilitador y Conferencista
Vinculare Agencia de Desarrollo Humano
Correo: miguelasaavedra@hotmail.com
Facebook: Vinculare. Agencia de Desarrollo Humano SC
Tel: (442) 2 48 29 52

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *